El Río Merrimack, un río de 188 kilómetros en la región noreste de Estados Unidos.

Esta historia fue adaptada del Recurso Laudato Si’ de diciembre. Este recurso espiritual se produce mensualmente para uso de los Animadores Laudato Si’, los Círculos Laudato Si’ y todos los demás católicos, para ayudarlos a acercarse más a nuestro Creador.

Puedes encontrar el recurso completo, así como las ediciones anteriores, aquí

Por Julia Steed Mawson
Animadora Laudato Si’ (New Hampshire, EE.UU.)

El Papa Francisco nos recuerda en Laudato Si’ que la conversión ecológica debe ser a nivel personal y comunitario, y debe ser continua. También lo es mi historia.

Tuve la gracia de contar con unos padres maravillosos, una educación increíble en la Academia de Notre Dame, y una infancia junto a un lago en New Hampshire. Pasé mi juventud explorando el lago, sumergiéndome en el agua, el hielo, la nieve, la lluvia, los colores del otoño y el calor del verano. Además, durante 12 años, también vi el hermoso río Merrimack, cuando viajaba junto a él todos los días para ir a la escuela. Mi primera conversión estaba en marcha.

Después de graduarme, fui al Instituto Tecnológico Lowell y estudié biología. En 1972, participé en un estudio ecológico del río Merrimack. Iba a estar en el río por primera vez, y mi segunda fase de conversión comenzó.

Recuerdo que puse mi bote en el río. Estaba emocionada de estar finalmente en esa gran masa de agua, esperando los olores familiares y el color del agua limpia. En cambio, me sorprendieron el color marrón y el olor fétido. Sabía que estaba altamente contaminado. Esta experiencia fue aleccionadora.

Actúa ahora: Conviértete en Animador Laudato Si’ y únete a la gente de tu comunidad que está viviendo su fe cuidando de la creación

El amor por la naturaleza lo recibí del lago de mi infancia, pero del río Merrimack recibí mi pasión. Me convertí en educadora ambiental, trabajando para la Universidad de New Hampshire. Mi “aula” era nuestra costa rocosa, pantanos y la cuenca del río Merrimack, donde enseñé conceptos ecológicos básicos, incluyendo el impacto y la acción humanas.

Entonces me golpeó la realidad y se produjo la tercera conversión. En 2014, se propuso un gasoducto de exportación de gas fracturado a alta presión, que afectaría a los pueblos rurales, a mi propiedad y a la tierra a menos de 300 metros del lago. Era aterrador enfrentarse a una compañía poderosa y a un proceso federal a menudo incomprensible.

Pero las consecuencias de tener un gasoducto peligroso e innecesario hacían que fuera crítico actuar. La curva de aprendizaje era empinada, y a menudo me sentía presionada más allá de mi zona de confort.

El trabajo era duro, pero llegué a ver las conexiones entre los productos que utilizo, los combustibles fósiles, y el rostro de los perjudicados por la injusticia ambiental y la pérdida moral. Uno de mis amigos lo dijo mejor: “Nunca veré el mundo como antes”.

Siento que mi cuarta conversión está por llegar… Me he convertido en Animadora Laudato Si’.