Por Nicholas Collura
Animador Laudato Si’, cofundador de EcoPhilly

Es una frase que probablemente hemos dicho cada semana, o incluso cada día, de nuestras vidas durante, literalmente, la última década: “Busquemos en Google”.

Así que, al igual que recurrimos a Internet cada vez que algún dato o estadística se nos escapa en una conversación amistosa, ese fue mi primer impulso cuando sentí inicialmente la llamada a participar en algún tipo de acción o activismo climático.

Puse “catolicismo” más “cambio climático” más “Filadelfia” y no encontré… absolutamente nada.

Entonces busqué en la página web de la arquidiócesis para ver si había un comité, una iniciativa o una persona dedicada a esta cuestión existencial tan apremiante. No lo había, y tuve un momento de claridad.

Nicholas Collura

Si bien la Iglesia católica goza de una tradición de siglos de enseñanza de la espiritualidad ecológica –bien articulada e impresionantemente avanzada por la carta encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco-, mi sentido de urgencia en torno a este asunto no fue, a decir verdad, alimentado inicialmente por mi fe.

Había leído la obra magistral de Naomi Klein Esto lo cambia todo, una exposición convincente tanto de los horrores de la crisis climática como de su conexión con una serie de otros problemas de justicia social en el capitalismo tardío.

También me conmovieron las aleccionadoras enseñanzas de Joanna Macy sobre la “esperanza activa”, la idea de que la fe en nuestro planeta que se está deshaciendo solo puede tener sentido si un número suficiente de nosotros lleva nuestras convicciones a la acción.

Estas dos inspiraciones, junto con otros compromisos políticos que asumí en la segunda mitad de la década pasada, fueron suficientes para impulsarme a actuar.

Pero hizo falta una verdadera reflexión sobre mi propia vocación personal antes de ayudar a crear una organización que está ayudando a liderar las iniciativas de cuidado de la creación en Filadelfia, Estados Unidos.

Me di cuenta de que mi patio trasero personal y profesional, como antiguo jesuita y capellán sanitario interreligioso, era la Iglesia católica.

Después de completar el programa de Animadores Laudato Si’ del Movimiento Laudato Si’, que culmina con el desarrollo de un proyecto o acción climática, un colega y yo redactamos una carta abierta a nuestro arzobispo pidiéndole que estableciera una iniciativa diocesana de cuidado de la creación.

Incluso con más de 100 firmantes, no estábamos seguros de tener éxito. Los presupuestos diocesanos son ajustados y los obispos, incluso en los mejores tiempos, están abrumados de responsabilidades.

Para nuestro alivio y gratitud, nuestro arzobispo bendijo nuestro esfuerzo, nos designó para liderar esta iniciativa y nos dio permiso para trabajar directamente con su vicario general, que fue muy útil y nos apoyó.

“Estoy agradecido a este equipo por desarrollar EcoPhilly”, dijo más tarde el arzobispo Pérez. “Por favor, participen en estos proyectos para cuidar la creación de Dios. Todos compartimos el deber personal y social de atender el llamado del Santo Padre”.

MIRA: El Animador Laudato Si’ Nicholas Collura comparte la historia de EcoPhilly

Por supuesto, no es tan sencillo. Es mucho tiempo y trabajo para crear algo nuevo, y mucho menos para inspirar la acción, y la diócesis no tiene los recursos financieros para remunerar la cantidad de tiempo y trabajo que hemos puesto en este proyecto.

Por otro lado, seguimos conociendo a personas que están entusiasmadas por hacer su parte. Nos ha sorprendido ver cuánto deseo hay de una acción climática significativa entre los fieles. Y como escribe el Papa Francisco en Laudato Si’, “¡Basta un hombre bueno para que haya esperanza!” (LS 71)

Instituciones participantes con EcoPhilly

Nuestro objetivo final en EcoPhilly es que cada parroquia, escuela e institución católica de la diócesis tenga algún tipo de iniciativa de cuidado de la creación en marcha. En este sentido, no estamos produciendo mucho contenido, sino organizando y poniendo en red los increíbles recursos e ingenio de otras personas.

Esperamos que al abordar la crisis climática a este nivel institucional, el mensaje se extienda en dos direcciones: los individuos de cada una de estas comunidades religiosas recibirán periódicamente un recordatorio de la importancia de esta causa y, si se incorporan suficientes equipos verdes, los dirigentes diocesanos se sentirán inspirados para hacer suyo este asunto, tal vez hasta el punto de la diócesis de Richmond, Virginia, EE.UU., que se ha comprometido a adoptar la energía solar a una escala que sólo puede hacerse con un liderazgo audaz.

Desde que empezamos, hemos inspirado a numerosos individuos y grupos a llevar sus voces a los medios de comunicación católicos, a reunir equipos de creación, a participar en iniciativas de plantación de árboles, a establecer redes con otros, a introducir retiros de sostenibilidad y eco-espirituales, y mucho más.

Y realmente acabamos de empezar. No somos ingenuos en cuanto a la cantidad de trabajo que hay que hacer, pero creemos que se puede hacer mucho si todos hacemos un poco.

Para ello, nos encantaría dialogar con otras personas que deseen poner en marcha una iniciativa similar en sus propias comunidades o que tengan recursos, historias o buenas prácticas que compartir desde su propia experiencia. ¡Incluso podemos buscar en Google!

No dudes en enviarnos un correo electrónico a [email protected]

 o visitar nuestro sitio web para comunicarte con nosotros. No podemos hacer este trabajo solos.

“La conversión ecológica que se requiere para crear un dinamismo de cambio duradero es también una conversión comunitaria” (LS 219).

Más información: