Alice Fernandes de la India

“Muy fuerte”. Al igual que muchos otros, eso es lo que pensé que significaba “Laudato Si”.

Había estado comprometida en la lucha por la conservación del medio ambiente desde finales de los 90, luchando por los manglares de las costas de Mumbai. Pero escuchar el llamado del Papa Francisco a alabar a Dios con toda la creación le dio un significado más profundo a esta búsqueda.

Siempre desafiante y sin aburrimiento, el programa de Animadores Laudato Si’ me mostró el gran amor de Dios por la creación, y sentí una creciente angustia por la actitud indiferente del hombre. Supe que teníamos que restituir nuestros pecados contra la creación.

Con una profunda sensación de impotencia al ver el estado de nuestra casa común y la casi imposible tarea de corregir la situación, de repente me di cuenta de que el Papa Francisco nos da valor en Laudato Si’ al concluir con un conmovedor mensaje de esperanza eterna a través de la infalible misericordia de Dios.

Los “Círculos” de personas que oran, reflexionan y trabajan por la creación son los más adecuados para estos tiempos de movimiento y socialización restringidos, y sabía que me proporcionarían la plataforma ideal para trabajar en la fe para la gloria del Padre y del Hijo, bajo la inspiración del Espíritu Santo. Sabía que tenía que formar un Círculo Laudato Si’.

Para iniciar el Círculo, decidí realizar un seminario web, y envié un afiche promocional a amigos y familiares a través de WhatsApp, Facebook e Instagram.

El primer webinar, llamado “Laudato Si’ – Una Introducción”, fue un gran éxito. Dios nos envió 20 asistentes muy positivos y dispuestos a arriesgarse con la propuesta del Círculo Laudato Si’ que ahora nos gusta llamar “El Círculo de la Vida”.

Sin duda, esto nunca podría haberse hecho sin la gracia de Dios y el apoyo incondicional de buenos amigos. Después tuvimos dos seminarios web más: “Laudato Si’: Nuestra Casa Común”, para un grupo de oración en San Andrés, una parroquia vecina; y “Laudato Si’: Ver, Juzgar, Actuar,” que fue bien recibido por nuestra parroquia, Monte Carmelo. Tras la buena acogida de estos seminarios, nuestra ofrenda de este mes será para un grupo de oración de una parroquia de Delhi.

Nuestro trabajo ahora consiste en publicaciones en redes sociales y reuniones de oración a través de Zoom, así como reuniones para llamar a la acción y peticiones en línea, ya que un gobierno muy diligente planea minas de carbón y gigantescos acuerdos de infraestructura en bosques y aguas costeras. El gobierno también ha encarcelado a más de 16 activistas sociales con cargos falsos.

Hay mucho trabajo por hacer. Rezamos para que nuestra determinación de limitar el cambio climático y promover la justicia social tenga como resultado que la humanidad se una a toda la creación para dar gloria a Dios por la naturaleza misma de su ser.

Esta historia ha sido adaptada del Recurso Laudato Si’ de noviembre. Este recurso espiritual se produce mensualmente para ser usados por los Animadores Laudato Si’, los Círculos Laudato Si’ y todos los católicos para ayudarlos a acercarse más a nuestro Creador.

Aquí puedes encontrar el recurso completo, así como las ediciones anteriores. ¿Tienes una idea para un futuro recurso o una entrada de blog? Envíanos un correo electrónico haciendo clic aquí.